Yo también soy antifascista y antirracista

CAT CAS

Nos enfrentamos a graves amenazas contra la democracia y los derechos humanos, en todo el mundo y en muchos frentes. Tendremos que esforzarnos para impulsar las luchas amplias y unitarias necesarias para responder a la situación.

#RegularizaciónYa: Más de mil organizaciones y entidades en todo el Estado español hemos apoyado esta demanda, exigiendo que se reconozcan los derechos fundamentales, humanos, civiles, sociales y políticos de todas las personas, sin excluir a las personas migradas y refugiadas. Hasta el momento, las autoridades sólo han anunciado medidas efectistas desatendiendo esta demanda. Entre otras cosas, esto implica que una parte de nosotros no tendremos acceso a la renta mínima, aunque estemos en la pobreza extrema. Exigimos que se haga justicia en este tema, inmediatamente.

#ObrimFronteres: Las múltiples crisis del mundo actual —el caos climático, el hambre, la pobreza extrema, los conflictos armados…— obligan a muchas personas a buscar refugio. Más de 30.000 personas han muerto intentando cruzar el Mediterráneo, y la UE y sus Estados miembros siguen endureciendo las medidas represivas en las fronteras. Hace 3 años, Barcelona vivió una enorme manifestación con el grito “Volem acollir” (“Queremos acoger”). Para que estas palabras no queden vacías, hay que abrir las fronteras, y asegurar vías seguras para las personas que tienen que huir del hambre, de las guerras y de los efectos devastadores del cambio climático, de los que la UE es, en buena parte, responsable.

#StopVOX: Estas semanas hemos visto una intensificación de las acciones del partido de extrema derecha, VOX (con el apoyo del PP, así como de fascistas y neonazis descarados), que empiezan a asumir un tono abiertamente golpista. Incomprensiblemente, sus acciones —peligrosas como ataques a la democracia y también por la falta de medidas de seguridad ante el virus— han disfrutado de impunidad. Dentro de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, también de sus asociaciones profesionales y sindicales corporativas, la extrema derecha se ha quitado la mascarilla y se ha hecho visible su influencia y la ostentación de complicidad con las manifestaciones pijo-ultras, sin ninguna medida de higiene democrática por parte del Ministerio del Interior. Tampoco en Catalunya, la Conselleria de interior no ha depurado responsabilidades por abusos policiales. Como tampoco los Ayuntamientos respecto a sus policías locales. En cambio, acabamos de saber que la fiscalía de delitos de odio pide hasta 18 años de cárcel para unos jóvenes detenidos por protestar contra un acto de VOX. Calificar el rechazo al odio fomentado por la extrema derecha como “delito de odio”, y proponer estas penas de prisión, es el mundo al revés, una perversa interpretación del espíritu de la ley, que la sitúa en la frontera de la prevaricación.

#BlackLivesMatter: Y finalmente, estos días, Estados Unidos de América vive una ola de movilizaciones contra el asesinato de George Floyd a manos de la policía en Minneapolis. Es un caso más en una larga lista de asesinatos a personas negras a manos de las autoridades y de individuos racistas, que a menudo quedan impunes, una situación que hizo surgir el movimiento Black Lives Matter (las vidas negras importan). Pero en lugar de iniciar medidas para acabar con este racismo, que incluye la exclusión social que sufren, Donald Trump amenaza con calificar como “terrorismo” la lucha antifascista. De nuevo, es el mundo al revés; un dirigente de extrema derecha, que controla armas que amenazan al mundo entero, trata de “terroristas” a las personas que luchan contra el fascismo y el racismo. El dirigente ultra de Brasil, Jair Bolsonaro, ya ha dicho que quiere hacer lo mismo. Nos tendrán delante, de manera plural y unitaria. No les quepa duda.

Ante esta situación, Unitat Contra el Feixisme i el Racisme deja claro que seguiremos defendiendo los derechos humanos de todo el mundo, sin importar la procedencia. Seguiremos luchando contra VOX y el resto de la extrema derecha. Apoyaremos las convocatorias de Black Lives Matter, así como denunciaremos casos de violencia racista —patronal, institucional o de cualquier otro tipo— aquí.

Y rechazamos de manera firme y unánime las amenazas contra las personas antifascistas. Está claro que en la lucha contra el fascismo hay diferentes visiones y estrategias, pero estos ataques —tanto de parte de Donald Trump como de la fiscalía aquí— son un grave ataque contra todas y todos nosotros.

  • Como paso inicial y urgente, hacemos esta declaración y proponemos una acción online, mientras programamos una movilización presencial, con protocolo de seguridad sanitaria.
  • Pedimos a todo el mundo que se haga la foto con el cartel “Yo también soy antifascista y antirracista”, y que la difunda por redes sociales, de ser posible con los hashtags #RegularizaciónYa, #ObrimFronteres, #StopVOX y #BlackLivesMatter.

jo-tambe-antifa-CAS

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s