MSR: Nazis disfrazados de revolucionarios

[Versión en PDF para bajar e imprimir] · [Versió en català]

Quizás te suena el nombre de Carmen Martín Padial. Ocupó el número 2 en la lista por Lleida de hartos.org en las últimas elecciones catalanas. Vegetariana y animalista, quizá te fijaste en su discurso rompedor.

Quizás has oído hablar, también, de las recogidas de alimentos y juguetes para gente sin recursos que hace habitualmente un grupo de Igualada. Una buena iniciativa en tiempos de crisis, ¿verdad? Lo que no dicen es que sólo los ‘españoles’ pueden ser beneficiarios de los objetos que recogen.

Tras la iniciativa de Igualada y tras el discurso rompedor de Padial se esconden las mismas siglas: el MSR. Movimiento Social Republicano. Un partido neofascista fundado en 1999. Y tras los hechos y las palabras se esconde el intento de este grupo ultraderechista, que se autoproclama ‘nacionalrevolucionario’ (NR), de capitalizar la crisis con un mensaje que combina elementos racistas y xenófobos con otros sociales.

No es nada nuevo: el MSR utiliza una estrategia que desarrollaron los fascistas italianos y los nazis alemanes cuando, en la Europa de entreguerras marcada por la crisis económica, social y política, combinaron los discursos obreros y rompedores con los nacionalistas y xenófobos.

Vale la pena recordar que Benito Mussolini fue dirigente del Partido Socialista Italiano y del periódico de este partido antes de crear el fascismo. Y que el último reducto de su régimen, una vez su dictadura cayó en 1943, fue la República ‘Social’ de Salò. También, que uno de los primeros dirigentes del partido nazi (‘nacionalsocialista’) alemán, Gregor Strasser, asesinado por orden de Hitler en 1934, destacaba por su discurso obrerista y revolucionario.

Los miembros del MSR tienen vínculos con Fiamma Tricolore, el partido italiano que, hoy en día, todavía utiliza como emblema la llama que servía de escudo a la república de Salò. Y se autoproclaman ‘strasseristas’. De hecho el jefe del MSR, Juan Antonio Llopart, tiene una editorial, Ediciones Nueva República, que edita biografías sobre este nazi. Las conexiones del MSR con el nazismo y fascismo históricos son, así, innegables.

Pero no sólo hay que mirar al pasado para descubrir que, también hoy en día, tras la careta revolucionaria, rompedora y social del MSR se esconde el neofascismo y el discurso del odio. Llopart sigue libre y su editorial sigue funcionando porque el Tribunal Supremo anuló, en 2010, una condena que le había impuesto la Audiencia Provincial de Barcelona. Ésta consideró que sus libros, difundidos en la librería Kalki —cuyos responsables también fueron condenados— difundían ideas genocidas.

Una vez absuelto, Llopart ha continuado organizando actos como las Jornadas de la Disidencia, que el centro de estudios del MSR, el CELE, celebra cada año en Madrid. A su última edición, en noviembre de 2012, asistieron por ejemplo Pedro Varela (éste sí, ha cumplido condena por incitación al odio con los libros que vende en su librería Europa, en Gràcia) y miembros de Alba Dorada, el partido abiertamente nazi que ha crecido, hasta obtener un buen número de diputados, a raíz de la crisis en Grecia.

Menos suerte tuvieron los integrantes del grupo Blood and Honour, una organización que agrupa neonazis paneuropeos a través del llamado Rock Against Communism (RAC), una música con gran contenido ultra. Está prohibida en varios Estados europeos, como el alemán y, también, el español. En este último la proscribió, en 2011, el Tribunal Supremo español, que a su vez condenó a 14 de sus miembros por asociación ilícita y tenencia de armas. De los 19 acusados en aquel proceso, 14 habían aparecido en las listas electorales del MSR en 2004.

Aquella fue una de las pocas ocasiones en las que el MSR se presentó a unas elecciones. Por suerte, cuando lo ha hecho ha sido para recoger unos resultados miserables: sólo tiene un concejal, en un pueblo de la Mancha de 200 habitantes, Heras de Ayuso. Cuando encabezó la lista del MSR en las últimas elecciones europeas, en 2009, Martín Padial consiguió 6.009 votos, un 0,04% del total.

Para garantizar que su mensaje de odio siga siendo ignorado, también en tiempos de crisis, hay que desenmascarar su discurso aparentemente social y rompedor. Al fin y al cabo, el MSR es un grupo nazi.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s